Superhéroe de a pie

Con su pata  le hace señas al 2 que va con destino Lezica. Además del hombre araña, otras  personas  que están en la parada estiran sus brazos. El caballeroso personaje deja pasar primero al resto de los pasajeros, como corresponde. Al enfrentarse al guarda, le dice : -Uno común.
El muchacho de pelo largo, recostado en su asiento, piernas abiertas y brazos apoyados en cada uno en  los posabrazos responde:

–Así no te puedo vender boletos .
-¿Así cómo?- y se miró de arriba abajo como buscando algo que le impidiera viajar.
-Y así, y lo señaló con la mano de arriba abajo.
-¿Y que tiene que ver el disfraz?
-Con el rostro cubierto no puede viajar.
-Pero soy el hombre araña.
-Y por eso mismo.
-Pero no me puedo sacar el disfraz.
-Entonces no podès viajar-le dijo medio riéndose.
-Estee… yo dinero tengo, no quiero viajar de garrón.
-Eso no tiene nada que ver.
-¿Entonces?
– Si se te da por robarme, por ejemplo, qué le digo a la policía: ¿“Me robó el hombre araña”?
-Si me saco la careta develo mi identidad, guarda, y eso ud. sabe que un superhéroe  no lo puede hacer.
-Y no se lo saque –respondió  levantando los hombros- pero se tiene que bajar.
El sorprendente hombre araña mira hacia los pasajeros como buscando apoyo. Nadie hace ni una mueca.
El bus se detuvo y  descendieron algunos pasajeros pero el coche no reiniciaba la marcha. El conductor gordo, con la mano derecha apoyada en la palanca de cambios, mantenía la puerta delantera abierta y miraba  a su compañero. El guarda sabía que con esa mirada le estaba pidiendo que resolviera la situación.
-Bueno, o se saca la máscara o se baja.
El superhéroe mira la puerta abierta, mira al conductor, se acomoda la mochila y el trípode de la cámara de fotos, baja la cabeza y desciende despacio.
El bus arranca raudamente y el hombre araña entre resignado y desconcertado se queda esperando el próximo 2, mientras reflexiona: -¿Sacarme el disfraz? Estos tipos no entienden nada, estamos todos locos.
-¿Tengo razón o no tengo razón? -dice el guarda a su compañero.
-Y… yo que sé, yo me quería ir sino llegamos atrasados y perdemos la espera de nuevo. Y otra espera sin desayunar no te aguanto.
Unas paradas antes de llegar a destino dos delincuentes  asaltaron en bus. Tenían gorritos de raperos. En la huida a uno de ellos se le cayó el gorro y quedó tirado en el piso del coche.
Cuando estaban haciendo la denuncia en la comisaría el conductor lo levanta del piso y sonriendo, se lo muestra a el guarda. Arriba de la visera tenía dibujada una tela araña y la cara del superhéroe.

Por Javier Russo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s