Lunch time

Día gris en Montevideo. Otro más. A pesar del frío, varias personas se reúnen en las afueras del Palacio Legislativo en octubre.  Con el lema “Olla saludable al alcance de todos” se celebra el Día Mundial de la Alimentación .
Al costado del Parlamento, donde se cruzan la Avenida Agraciada y la Avenida de Las Leyes, hay una plaza abandonada. Todo lo que se puede ver allí es pasto y paredes pintadas de propaganda política, en donde se lleva a cabo la actividad mencionada anteriormente.
“La olla saludable” fue impulsada por estudiantes y licenciados de la Escuela de Nutrición, quienes además de reclamar mejoras salariales y laborales, promueven incentivos para el desarrollo de una política nacional de alimentación y nutrición.
Lilian forma parte de la escuela. Con su gorra blanca que le cubre todo el cabello, sus guantes de goma del mismo tono y su delantal negro, es la encargada de cocinar la cazuela de lentejas. El aroma invade todo el lugar. «Me recuerda a la comida de mi abuela», menciona un hombre de unos treinta años, esperando a ser servido.
La comida a través de su aroma, logra transportar a través del tiempo. Revive viejas vivencias. Lilian lo tiene bien presente, y es por eso que cocina esa cazuela con la misma receta que hacia su madre, y la madre de su madre.
Mediante una protesta casera con aroma familiar, estos estudiantes y licenciados de la Escuela de Nutrición intentan reivindicarse ante las autoridades concientizando no solo a nivel estructural, sino también a nivel de calidez de lugar.

Por Katia Colina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s